Armanet te sube a la nube!

Mediante la virtualización de sus sistemas, lo ayudamos a dar el salto hacia el nuevo paradigma computacional, en el que los servidores físicos de su empresa son sustituidos por otros virtuales, accedidos  mediante una conexión segura a internet, sin importar el lugar desde el cual se conecte. Este modelo responde a las necesidades de su negocio, en forma flexible y escalable,  pagando usted únicamente por el consumo efectuado.

nube, cloud, servidor virtual, virtualización de información¿Cuáles son los beneficios?

Costos. Es la ventaja más atractiva que presenta el cómputo en la nube. Al transferir la responsabilidad de la implementación de la infraestructura al proveedor, el cliente no tiene que preocuparse por comprar equipos de cómputo, ni capacitar personal para la configuración y mantenimiento de los mismos. El usuario de estos servicios únicamente paga por los recursos que utiliza (memoria, procesamiento, almacenamiento).

Competitividad. Al no tener la necesidad de adquirir equipos costosos, las pequeñas empresas tienen la posibilidad de acceder a las más nuevas tecnologías a un bajo costo, pagando únicamente por el consumo que realizan. De este modo toda organización, independientemente de su tamaño, tiene puede competir en igualdad de condiciones tecnológicas con cualquier otra empresa del mercado.

Abstracción de la parte técnica. Como se mencionó al hablar de costos, el cómputo en la nube otorga al cliente la posibilidad de olvidarse de la implementación, configuración y mantenimiento de equipos; transfiriendo esta responsabilidad al proveedor del servicio.

Acceso desde cualquier punto geográfico. El uso de las aplicaciones diseñadas sobre el paradigma del cómputo en la nube permite a los usuarios acceder a la información desde cualquier equipo de cómputo que se encuentre conectado a Internet, independientemente de su ubicación geográfica.

Escalabilidad. El cliente no tiene que preocuparse por actualizar el equipo sobre el que se está corriendo la aplicación que utiliza, ni tampoco por la actualización de sistemas operativos o instalación de parches de seguridad, ya que es obligación del proveedor del servicio realizar este tipo de actualizaciones.

Concentración de esfuerzos en los procesos de negocio. Como resultado de las ventajas antes mencionadas, el cliente puede concentrar más recursos y esfuerzos hacia un aspecto más estratégico y trascendente, que genere un impacto directo sobre los procesos de negocio de la organización, transfiriendo al proveedor la responsabilidad de la implementación, configuración y mantenimiento de la infraestructura necesaria para que se la aplicación sea ejecutada.